Año nuevo en Paracas


En esta oportunidad, queremos mostrar uno de los lugares más bellos y enigmáticos del desierto peruano, porque en estas fechas muchas personas piensan en disfrutar de un viaje para festejar la llegada de un nuevo año. Paracas siempre será un destino fascinante de viaje para toda ocasión.

PARACAS…Como ustedes ya saben, Paracas está en pleno desierto frente al mar, en la provincia de Pisco, en el departamento de Ica, a solo 250 kilómetros al sur de Lima. Paracas significa lluvia de arena. Estos son los vientos más fuertes y constantes en esta parte del continente que dan vida a las arenas convirtiéndolas en verdaderas tormentas del desierto.

Aunque un desierto puede parecer monócromo, el de Paracas está lleno de colores. La textura de su arena cambia a cada paso. Es que hace millones de años, esta tierra era un lecho marino que emergió desde el fondo del mar, creando acantilados a partir del levantamiento de la corteza terrestre. Estos acantilados son parte de la antigua cordillera de la costa. Están llenos de cambiantes colores debido a los diferentes tipos de rocas formados en el interior de la tierra. En su superficie hay arena. Pero bajo ella hay sal. Es un suelo que tiene 600 millones de años. Fue sedimento marino, pero ahora es playa, arena y sal.

Pese al desierto, la vida siempre abundó en Paracas. Hace 325 millones de años todo era verde. Abundaba la vegetación. Paracas es un lugar tan especial y misterioso que una gran parte fue declarada, en 1975, Reserva Nacional.

Hoy en día, mamíferos, reptiles, peces y aves, conviven con el desierto, el océano, la niebla y el viento, al igual que los hombres y mujeres que pueblan la zona contribuyendo a que el visitante pueda disfrutar al máximo de las prácticas deportivas, junto a amplios y confortables hoteles, desde donde pueden disfrutar de toda la belleza del paisaje.

La Reserva Nacional de Paracas es un lugar ideal para acampar y disfrutar de los diferentes deportes de aventura donde intervienen el viento, el mar y el desierto, aprovechando sus acantilados y enormes bahías.

En Paracas, muchas especies endémicas y migratorias de aves pueblan el lugar, inundándolo con sus vuelos, gorjeos y colores. En tierra, en la península y también en las islas, abundan colonias de animales.

El lobo marino es la especie de mayor tamaño del lugar. Tiene una vida social apacible generalmente, aunque algunas veces violenta. Son muy curiosos, tanto que se acercan a los botes que trasladan a los turistas.

En la península, en medio del desierto, se pueden encontrar reptiles, como lagartijas.

En el mar, cientos de diferentes especies se convierten en las delicias de los visitantes.

Otra de las opciones de paseo en Paracas, es embarcarse hacia las islas ballestas, donde uno queda deslumbrado por un magnifico descubrimiento. Permanece allí gracias a la acción de la sal y de la humedad del mar. Está en lo alto de un cerro de aquella vieja cordillera de la Costa. Tiene la forma de un candelabro tallado a través de la superficial capa de arena en el salitre, debajo de ella.

No se sabe quién lo hizo. Parecería ser un símbolo náutico ancestral de bienvenida a esta tierra mítica.

En las islas que rodean a la península se pueden ver los viejos muelles desde donde se extrae el guano para fertilizar las tierras.

Como se aprecia, Paracas es una Reserva natural llena de vida y de misterio, un perfecto lugar para despedirse del año viejo y recibir el 2017 cargado de energía.

Lée la revista completa aquí: https://issuu.com/revistaperudeportes/docs/pd77

Publicaciones Destacadas
Archivos
  • Facebook Basic Square
  • instagram
1aLogo PERU DEPORTES RojoBlancoPNG.png

© 2019 by Editorial Peru Deport S.A.C.,  Av. 28 de Julio 559, Miraflores, Lima, Perú